Coincidencias

En Estambul tuve una charla con un sirio que había escapado de su país tras ser secuestrado y casi decapitado a manos del Estado Islámico.
Él musulmán, yo atea, los dos seres humanos.

Continuar Leyendo