¡¿¡¿QUE??!! ¡¡¡¿QUEEE?!!! ¡¡¿¿¿QUEEEEEEEEEEE??!!!

Era el cumpleaños de Jorge, novio de Dani, mi amiga desde jardín de infantes. Los hombres hablaban de política, de trabajo, y de fútbol, mientras mis amigas contaban anécdotas del viaje a Europa que habían hecho el año anterior. Nos lamentábamos de que yo no hubiese podido ir: de chicas pensábamos en ir juntas a Europa y Dani, por el momento, no viajaría con nosotras porque desde hacía cuatro años quería viajar con Jorge. En síntesis, el viaje a Europa ya había pasado y yo había quedado afuera.

Alguien se quejó de la música, una de las chicas se acercó a la computadora para poner un video en Youtube y, de pura casualidad, encontró una publicidad con lo siguiente “Vuelos a Atenas: siete mil cuatrocientos setenta pesos finales (ya sé lo que pensás, es creer o reventar). ¡¡¿¿QUÉ?!?? ¿¿¡¡QUÉEEEEE??!!, ¡¡¿¿¿QUÉEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEE??!!!, gritamos al unísono mis amigas y yo.

Después nos quedamos mudas: todas pensábamos en viajar pero ninguna lo decía porque sabía que era un divague. Cinco minutos después Sofi, famosa en el grupo por querer todo lo que ve, comprar todo lo que quiere, rompió el silencio y propuso comprar los pasajes. Dani dijo que este año viajaría con Jorge, Belén que no tenía plata, y yo que no podía afrontar semejante gasto a las puertas de mi viaje por el mundo.

Nuevo silencio, cruces de mirada, y a los pocos minutos, ya teníamos los cuatro pasajes. Fue una decisión impulsiva y por eso después organizamos cinco ferias americanas en la que vendimos lo que no teníamos para reunir el dinero; una hasta debió hacer malabares para conseguir los días en el trabajo, ya que al momento de comprar los pasajes ninguna pensó que tenía un jefe al que pedir permiso.

Pero el día al fin llegó, y hoy mismo, a eso de las diez de la noche, estaremos arriba del avión. Durante tres semanas recorreremos Atenas, Santorini y Mykonos; también iremos a Estambul y a Capadocia. Un deseo que se cumple, dos nuevos países por conocer, tres amigas para compartir y cuatro palabras: me-siento-muy-feliz.

Llevo hasta la notebook para escribir mientras esté allá (espero que mis amigas me dejen hacerlo).

¿Te gustó este post? Suscribite al blog para recibir los próximos posts en tu e-mail, seguime en Facebook y en Instagram para viajar conmigo en tiempo real y no dejes de compartir mi contenido en las redes.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *