choquequirao peru

Aventura a Choquequirao (II)

(Este post es la continuación de un post anterior. Para leerlo hacé clic acá)

Esa noche me acosté a las nueve pero recién pude dormir cerca de medianoche: mi cabeza estaba a mil por hora. Luego de caminar diecinueve kilómetros, aún faltaban trece para llegar a Choquequirao, uno en bajada y doce en subida, y después tenía que volver. Cuarenta y cinco kilómetros por delante con las rodillas doloridas, rodeada de mosquitos, con la carpa rota y con frío. Sin cama y sin ducha caliente pero sin quejas, porque no diría a mis compañeras, a quienes tanto había insistido con que fuéramos a Choquequirao, que ahora hubiera preferido estar en Cusco. 

El martes nos levantamos antes del amanecer para evitar caminar bajo el sol del mediodía. Era el día más difícil: bajar dos kilómetros, cruzar el río Apurimac y subir diez kilómetros por un sendero zigzagueante. Ese día casi no contemplé el paisaje selvático. Caminar en la montaña, con la respiración entrecortada y el cuerpo agotado, me llevó a pensar. ¿Por qué estoy aquí si podría estar en cualquier otro lado? ¿Qué me impulsa a seguir? ¿Por qué no puedo decir basta?

Cerca del mediodía llegamos a Marampata, una comunidad en la ladera de una montaña con no más de quince casas de adobe y techo de chapa, con paneles solares y antenas de Direct TV. Ninguna calle o vidriera, ni una escuela ni una sala de primeros auxilios. Un maravilloso silencio sólo interrumpido por el cacareo de alguna gallina o por la voz de Alex, un niño que dijo ser el único en la comunidad. Mulas, chanchos y gallinas caminaban libres por un césped verde fluorescente. Según Carla, el paisaje de un dibujito animado.

trekking choquequiroa marampata

trekking choquequirao marampata

Aunque estábamos a menos de dos kilómetros de Choquequirao, decidimos pasar la noche allí. Como en ningún otro lugar, en Marampata el sol marca el inicio y el fin del día: la gente se despierta cuando amanece y duerme apenas comienza a oscurecer. Quizá por eso, a las nueve de la noche, mientras pensaba en la Vía Láctea como un misterioso manchón blanco en un infinito paredón negro, sentí que eran las dos de la madrugada. Una hora después caí rendida en mi bolsa de dormir.

Me desperté al alba: hacía frío y unos gallos cantaban. Aunque tenía los pies morados y el cuerpo entumecido, salté de la bolsa de dormir y desperté a mis compañeras. El cocinero de los estadounidenses ya preparaba el desayuno, y la madrecita que nos había prestado su jardín para acampar hacía fuego en su horno a leña. Nos cepillamos los dientes, desayunamos rápido y tomamos nuestras mochilas: al fin llegaba el día tan esperado.

Tras una hora de caminata por un sendero rodeado de árboles, helechos y orquídeas, llegamos a Choquequirao. Nosotras, un guardaparques, los tres estaounidenses con su guía, cuatro personas de otro tour, un italiano y dos cóndores, eso era todo. En la cumbre de una montaña, frente a una quebrada, ante unas ruinas imponentes, todo cobraba sentido: los Incas habían querido dominar el mundo desde la altura, y yo había atravesado tres montañas a pie porque ahí arriba, cerca del sol, uno se siente vivo.

trekking choquequirao

trekking choquequirao marampata

¿Te gustó este post? Suscribite al blog para recibir los próximos posts en tu e-mail, seguime en Facebook y en Instagram para viajar conmigo en tiempo real y no dejes de compartir mi contenido en las redes.

11 comentarios en “Aventura a Choquequirao (II)

  1. Impresionante relato Marina….te sigo hace bastante y debo confesarte que tenes unos ovarios como “mula” jajaa…..beso grande che….

  2. Qué lindo haber encontrado tu instagram esta mañana 🙂 tu blog está genial!! Y sí, estoy de acuerdo! Tú si que tienes ovarios, mujer valiente! Espero que te animes y si pases por Ecuador. Estoy a las ordenes si necesitas alguna recomendación.

    • Hola!!! Tengo ganas pero tengo que definir si subo Perú por la costa y voy a Ecuador, o si entro a Colombia por la selva. Todavía no puedo decidirme porque las dos opciones me tientan mucho.
      Mil gracias por tu buena vibra.
      Un beso 🙂

      • Linda!! Ten cuidado en la selva colombiana… Más vale entra vía Ecuador y luego bajas al valle de sibundoy que es hermoso (la parte alta de la Amazonia).

  3. Hola estoy planeando viajar a Choquequirao en agosto del próximo año y la verdad es que tu relato me ha preocupado mucho porq en algunas páginas y vídeos señalan que la caminata que si bien es dura se puede hacer si guía y sin animal de carga, además indican que en varios puntos hay lugares para acampar y que el viaje lo puedes hacer en el tiempo que tu cuerpo te permita y que muchos lugares venden comida y agua claro es más cara pero bien lo vale para no cargar tanto peso en la mochila. En fin ojalá puedas aclararme o desmentirme eso, yo quiero viajar sin arriero porq no quiero que me presionen para caminar a determinado ritmo pero tampoco quiero perderme en la montaña.

    • Hola Karla, cómo estás? Voy por partes así no te mareo:
      * Efectivamente podes hacer el camino sola, sin guía ni arriero.
      * El camino está bien señalizado, es imposible perderte en la montaña.
      * La caminata a mí me resultó durísima. Son 64 km en total de los cuales solo 12 aprox. son planos, el resto son bajadas y subidas muy empinadas.
      * Hay varios lugares para acampar. Entre uno y otro habrá dos, tres o cuatro horas de caminata según tu ritmo y estado físico.
      * Podes hacer el camino en la cantidad de días que quieras. Yo lo hice en cinco días (uno se lo dedique exclusivamente a las ruinas).
      * En todos los campings hay bebida, snack y esas cosas, pero cuanto más te acerques a las ruinas más caro. No en todos los campings hay comida, y los que tienen el menú es arroz con huevo frito o fideos con atún.
      * Si pensas comprarte la comida en los campings quizá no es necesario que contrates un arriero, porque te evitas el peso de la comida y demás. Eso sí, lleva lo indispensable porque el camino, como te dije, es durísimo (salvo que seas súper deportista, no es mi caso).
      * Con respecto al agua yo me llevé pastillas potabilizadoras, te lo recomiendo. Te ahorras el peso del agua en la mochila (es una locura cargarla) y además el gasto de comprarte en los campings (cuánto más te acerques a las ruinas más caro es).
      Espero haber respondido tus preguntas, cualquier cosa contáctame por mensaje privado en FB: http://www.facebook.com/adiccionporlosviajes.
      Y tranquila, que podes hacer el camino sola. No te vas a perder, pero no lleves comida y carga lo mínimo indispensable.
      Un abrazo y suerte!!!

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: