Misiones: hoja de ruta

Cada vez que digo que soy misionera, recibo como respuesta tres palabras: Cataratas-del-Iguazú, algo comprensible porque desde que fueron declaradas Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO y una de las Siete Maravillas Naturales del Mundo por la fundación suiza New Seven Wonders, se convirtieron en el principal atractivo turístico de la zona.

Sin embargo, Misiones es más que eso. La segunda provincia más chica de la Argentina se destaca por sus espectaculares paisajes de tierra colorada, espesa vegetación e imponentes cursos de agua, y también por su riqueza cultural, fruto del contacto entre los guaraníes (pueblos indígenas sudamericanos) y los inmigrantes radicados en la región luego de las guerras europeas, más la circunstancia de que la provincia limita con Brasil y con Paraguay.

Decidí armar una hoja de ruta para recorrer en dos semanas los lugares de mi provincia que más me gustan. El itinerario comienza en Posadas, la capital provincial, y se divide en dos tramos: primero se avanza en dirección al norte por la Ruta Nacional 12 para llegar a las Cataratas del Iguazú, y luego se vuelve por la Ruta Provincial 101 y por la Ruta Nacional 14 hasta Posadas. En total, se recorren unos mil kilómetros.

mapa_72_1 (1)

lugares_72_1 (1)

La hoja de ruta y los principales atractivos ilustrados por Carito Solari (en Instagram @caroszin)

PRIMER TRAMO: DEL SUR AL NORTE DE LA PROVINCIA POR LA RUTA NACIONAL 12

DÍA UNO: Posadas

Posadas, ubicada al sudoeste de la provincia de Misiones, sobre la margen izquierda del río Paraná, limita con la ciudad paraguaya de Encarnación. Aunque son imprescindibles la Costanera, el Anfiteatro, el Centro, la Casa de Gobierno y la Plaza 9 de Julio, también es recomendable visitar la Bajada Vieja, la primera calle de la ciudad, nacida con motivo de la actividad portuaria en el Paraná; el Cerro Pelón, que cuenta con una vista privilegiada del río; y La Placita, un tradicional mercado donde se venden productos regionales, electrónica, electrodomésticos, indumentaria, juguetes y accesorios traídos del Paraguay.

DSC_0105_550
El río Paraná
_DSC0010
La Costanera

DÍA DOS: Santa Ana

Luego de Posadas puede hacerse una parada en Santa Ana para visitar las Ruinas Jesuíticas y el Parque Temático de la Cruz. Las Ruinas Jesuíticas de Santa Ana, una de las tantas reducciones fundadas por la “Compañía de Jesús” para evangelizar a los guaraníes durante la colonización, tienen la ventaja de ser menos concurridas que las de San Ignacio. EParque Temático de la Cruz, por su parte, se encuentra sobre un cerro, a más de trescientos metros de altura sobre el nivel del mar, rodeado de puro monte nativo. Los principales atractivos son la Cruz, el monumento más alto de la Argentina, que ofrece una gran vista panorámica; el Orquideario, donde se agrupan estas flores autóctonas, y el Mariposario, centro de exhibición y reproducción permanente de mariposas misioneras.

_DSC0530_4063bis
La Cruz
_DSC0543_4076bis
La Capilla con vista a la Cruz

DÍA TRES: Loreto y San Ignacio

El recorrido continúa en las Ruinas de Loreto y avanza hacia la ciudad de San Ignacio para visitar las Ruinas Jesuíticas y el Parque Provincial Teyú Cuaré. Aunque todas las reducciones jesuíticas tienen el mismo formato (una plaza central alrededor de la cual se ubican la Iglesia, la Casa de los Padres, el cementerio, las viviendas y el Cabildo), las Ruinas de San Ignacio son las mejor conservadas del país, por lo que su visita permite comprender en profundidad el funcionamiento y la dinámica de las Misiones en épocas de la colonización española. Es recomendable participar del espectáculo de luces y sonido que se realiza cada noche, donde se relata la historia y se recrea la vida en las Misiones. En el Parque Provincial del Teyú Cuaré, un área protegida de setenta y cinco hectáreas sobre las márgenes del río Paraná, formada por un afloramiento rocoso con cavernas naturales, se encuentra la residencia del escritor uruguayo Horacio Quiroga, quien se inspiró en este escenario natural para escribir sus conocidos “Cuentos de la Selva”, y la misteriosa casa en la que habría vivido Martín Bormann, el más fiel seguidor de Hitler, tras la caída del régimen nazi.

Imagen-075
Ruinas de San Ignacio
176901
Parque Provincial Teyú Cuaré

DÍA CUATRO: Jardín América y Garuhapé

A cuarenta kilómetros de San Ignacio, en la ciudad de Jardín América, se encuentran los Saltos de Tabay, de unos diez metros de altura rodeados de una densa arboleda de flora autóctona; si se avanza otros cuarenta kilómetros se llega a la localidad de Garuhapé, donde vale la pena visitar el Complejo Turístico de la Gruta India y la mítica Cueva del Yaguareté. La Gruta India, donde habitó la civilización más antigua del litoral argentino, es frecuentada por buscadores de tesoros que llegan motivados por los relatos de los lugareños, quienes aseguran que antiguos vecinos del lugar encontraron entre las piedras, o sumergidas en el agua, reliquias de oro y plata. A la Cueva del Yaguareté, un sitio donde las cuevas y los grandes paradones de piedra fueron utilizados en épocas pasadas como madrigueras por los yaguaretés de la región, sólo se puede acceder tras una caminata o cabalgata de seis kilómetros. 

grutaindiaa
Gruta India

DÍA CINCO: Wanda y Puerto Libertad

A cien kilómetros de Garuhapé se encuentra la localidad de Wanda, famosa por sus yacimientos subterráneos o a cielo abierto de piedras semipreciosas (ágatas, jaspes, amatistas y cuarzos) que se encuentran en su estado natural, luego en el proceso de extracción y al fin ya transformadas en joyas y artesanías.

A tan solo ocho kilómetros de Wanda está Puerto Libertad, un poblado de seis mil habitantes con paisajes espectaculares. Puede visitarse el Lago Urugua-í, los Saltos YasiDiamante Azul y Bella Vista,  y hacer un paseo de dos kilómetros por la selva que desemboca en una hermosa cascada.

DSC_0346_785bis
Minas de Wanda
DSC_0292_731bis
Piedras semipreciosas

DÍA SIETE, OCHO Y NUEVE: Puerto Iguazú

Para este tramo del recorrido se necesitan, como mínimo, tres días: el primero para ver desde el lado argentino las Cataratas, el segundo para contemplarlas desde Brasil, y el último para recorrer la ciudad de Puerto Iguazú y visitar a la comunidad mbya de Yryapú.

Las Cataratas del Iguazú se encuentran sobre el río de ese nombre en el límite entre Argentina y Brasil. Insertas en áreas protegidas (Parque Nacional Iguazú del lado argentino y Parque Nacional do Iguaçu del lado brasileño), están formadas por doscientos setenta y cinco saltos y cuentan con gran variedad de especies vegetales y animales. Se puede realizar paseos en lancha bajo los saltos, salidas a la luz de la luna llena (imperdible), caminatas por senderos selváticos y exploraciones en cuatro por cuatro.

Muy cerca de las Cataratas se encuentra la comunidad mbya de Yryapú, un conjunto de familias indígenas que vive en la selva y que desde el dos mil cinco ha emprendido un proyecto comunitario de autogestión de sus recursos turísticos y culturales. La comunidad ofrece servicios de guía por senderos ecoturísticos y huertas orgánicas familiares, charlas sobre su historia, sus costumbres y saberes, venta de artesanías y hasta un coro estable de niños que canta en su lengua y toca instrumentos musicales típicos.

DSC_0186_628
Las Cataratas del Iguazú
DSC_0160_602
Pasarelas sobre las Cataratas

SEGUNDO TRAMO: DEL NORTE AL SUR DE LA PROVINCIA POR LA RUTA PROVINCIAL 101 Y LA RUTA NACIONAL 14

DÍA DIEZ: Comandante Andresito y Bernardo de Irigoyen

Para llegar desde Puerto Iguazú a Comandante Andresito deben recorrerse sesenta kilómetros de tierra por la ruta provincial que atraviesa el Parque Nacional Iguazú. Al amanecer, uno puede encontrarse con animales silvestres propios de la fauna misionera: tapires, pumas, corzuelas, coatíes, zorros, mulitas, comadrejas, hurones, osos meleros y tiricas.

Es recomendable visitar las extensas plantaciones de yerba mate y el Salto Escondido en Andresito, y luego retomar la Ruta Provincial 101 para conocer el Salto Gramado, en la localidad de Bernardo de Irigoyen.   

DSC_0035bis
Una lechuza camino a Andresito

DÍAS ONCE Y DOCE: El Soberbio

Desde Bernardo de Irigoyen se recorren casi doscientos kilómetros por la Ruta Nacional 14 hasta San Vicente, y desde ahí se hace un desvío de cincuenta kilómetros por la Ruta Provincial 13 para llegar a El Soberbio, localidad a orillas del Río Uruguay con una población que no supera los veinte mil habitantes. Aunque pueden realizarse paseos en bote, visitas a comunidades aborígenes y avistajes de aves, la mayor atracción aquí son los Saltos del Moconá, un cañón de tres kilómetros de largo con caídas de agua paralelas a su cauca de hasta doce metros de altura.

1501807_10151778859141269_1428607634_n
Mi hermana y yo en los Saltos del Moconá por primera vez

DÍA TRECE Y CATORCE: Aristóbulo del Valle 

Desde El Soberbio se puede regresar por la Ruta Provincial 13 hasta San Vicente, y retomar la Ruta Nacional 14 hasta llegar a la ciudad de Aristóbulo del Valle, cabecera de la región turística de saltos y cascadas. El mayor atractivo, y con razón, es el Parque Provincial Salto Encantado, recorrido por el arroyo Cuñá Pirú, cuya extensión de setecientas hectáreas cobija numerosos saltos, entre ellos el Salto Encantado, de más de sesenta metros de altura, el único en la provincia que cuenta con iluminación artificial. Fuera del Parque Provincial, son imperdibles el Salto Alegre y el Salto Piedras Blancas.

Desde Aristóbulo del Valle, por la Ruta Nacional 14 se llega a Posadas para terminar el recorrido.

_DSC0351_3895bis
Salto Encantado
0010 (1)
Salto Alegre

DATOS ÚTILES

Mejor época para viajar: Primavera (Septiembre- Diciembre) y otoño (Marzo-Julio). Los peores meses para ir son los de verano porque hace muchísimo calor, con temperaturas que pueden alcanzar los cuarenta grados.

Medidas de protección: En los últimos años se han detectado varios casos de dengue, por lo que el uso de repelente es imprescindible.

Hospedaje: Se pueden conseguir habitaciones compartidas en hostels a partir de U$S10. Además, en la mayoría de los puntos turísticos de la provincia hay campings. 

Comida: Comer en puestos callejeros cuesta alrededor de U$s2 y en restaurantes de U$S10 en adelante. Nadie debería irse de Misiones sin haber probado la chipa, la sopa paraguaya y la empanada de surubí.

Transporte: En Misiones hay dos aeropuertos, uno en Puerto Iguazú y otro en Posadas. Desde ambas ciudades salen ómnibus a todos los pueblos de la provincia. Viajar a dedo no es imposible, pero sí difícil.

La selva misionera es una de las más amenazadas del mundo y es responsabilidad de todos conservarla. Como visitante, es importante arrojar la basura en tachos y contenedores, evitar incendios forestales, conducir con cuidado por las rutas y no alimentar animales salvajes.

¿Te gustó este post? Suscribite al blog para recibir los próximos posts en tu e-mail, seguime en Facebook y en Instagram para viajar conmigo en tiempo real y no dejes de compartir mi contenido en las redes.

5 comentarios en “Misiones: hoja de ruta

  1. Hola!, que bueno conocer este blog!, te cuento de nuestro emprendimiento en Misiones, “LA RUTA DEL TE”, nos podes visitar cuando quieras!, seria muy lindo! te dejamos nuestros datos y estamos en contacto!, saludos!

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: