Italia, la más bella de todas

MI VIAJE POR ITALIA

Hice el recorrido clásico: Roma, Florencia y Venecia. Te cuento mi impresión de cada ciudad, sus atractivos, dónde hospedarse, comer y algunas cosas más.

ROMA

Apenas pisé suelo romano comprobé que era verdad lo que me habían dicho tantas veces: Roma es un museo a cielo abierto de historia, de arte y de arquitectura. En la capital italiana sucedió de todo y el pasado no fue enterrado, sino que continúa presente y vivo en cada rincón: el Coliseo, el Palatino, el Foro Romano, la Vía Appia Antica y las catacumbas; los monumentos, las fuentes, las iglesias y las construcciones con estética bizantina, con toques góticos y renacentistas, lo ponen en evidencia.

Roma es, además, una ciudad muy animada: las calles angostas y adoquinadas están repletas de motociclistas que esquivan el tránsito con negligencia, los bares y restaurantes colmados de personas que hablan a los gritos mientras sacuden las manos, y las pintorescas construcciones atestadas de turistas que intentan captar al menos un cuarto de esa belleza y de esa majestuosidad que conmueve hasta al más insensible.

Pero hablar de la capital italiana sin mencionar a los romanos es dar un panorama a todas luces incompleto, porque ellos tienen, como pocos, un encanto natural: son acelerados, apasionados, verborrágicos, emprendedores, seductores y expresivos. Comen mucho, arden con el fútbol, dicen lo que piensan, valoran la familia, se muestran despreocupados, y parececiera que toman partido por cualquier cosa, que no aceptan los grises.

Bulliciosa, romántica, pintoresca, dudo que alguna ciudad me robe el corazón como lo hizo Roma…

Atractivos

– Roma Antigua

Coliseo, Monte Palatino y Foro Romano

El Coliseo es un anfiteatro de la época del Imperio Romano, construido en el siglo I, donde tenían lugar varios espectáculos populares, como peleas entre gladiadores o con animales salvajes traídos del África, ejecuciones de prisioneros, recreaciones de numerosas batallas y obras de teatro basadas en la mitología griega.

El Monte Palatino es el sitio fundacional de Roma, donde Rómulo asesinó a su hermano Remo en el 753 a.C. A partir del año 500 a.C., los ciudadanos más adinerados fijaron allí su residencia.

El Foro Romano, en la Roma antigua, era el centro de la vida pública, pues hacía las veces de mercado, de centro cívico y complejo religioso. Aunque en la actualidad se reduce a un conjunto de ruinas, no deja de ser imponente.

La entrada al Coliseo, al Monte Palatino y a los Foros Romanos cuesta €16.

Foros imperiales

Los Foros Imperiales fueron construidos por los emperadores César, Augusto, Vespasiano, Nerva y Trajano entre los años 42a.C. y 112d.C. porque, con la conquista de nuevos territorios y la expansión del Imperio, el Foro Romano quedó pequeño.

En la actualidad funciona allí un museo, cuya entrada cuesta €12.

Arco de Constantino

El Arco de Constantino es el más moderno de los arcos de triunfo que se alzaron en la antigua Roma. Fue erigido en el año 315 en conmemoración de la victoria del emperador Constantino I sobre su rival Majencio en la batalla de Ponte Milvio, que tuvo lugar en el año 312.

Circo Máximo

El Circo Máximo fue el estadio más grande de Roma, donde se celebraban espectáculos públicos de todo tipo, con una capacidad para trescientos mil espectadores. Queda poco de él, así que la visita es un poco decepcionante.

Piazza del Campidoglio y Museos Capitolinos

La plaza, rodeada por tres palacios, es la más representativa de Roma y el kilómetro 0 de todas las carreteras. Fue diseñada por Miguel Ángel y es la única plaza renacentista que queda en la ciudad.

En los palacios que la rodean funcionan los Museos Capitolinos, los más importantes de Roma después de los Museos Vaticanos, que albergan una de las mejores colecciones de arte clásico de Italia. La entrada cuesta alrededor de €12.

– Centro histórico

Fontana de Trevi

Es la fuente más hermosa y concurrida de Roma. Según el mito, si arrojás una moneda volverás a la ciudad, si arrojás dos encontrarás el amor con un italiano y si arrojás tres te casarás con esa persona. La moneda debe lanzarse de espaldas, con la mano derecha sobre el hombro izquierdo.

Cada año se extraen un millón de euros de la fuente que se utiliza con fines benéficos.

Panteón

El edificio mejor conservado de la Antigua Roma alberga tumbas de numerosos reyes y del pintor y arquitecto renacentista Rafael. La entrada es GRATUITA.

Piazza Venezia

Levantada en 1885 para conmemorar la reunificación italiana, contiene un enorme monumento a Vittorio Emanuele II y la tumba del soldado desconocido, además de ser un punto donde confluyen varias calles muy transitadas de la ciudad. 

Recomiendo subir hasta arriba de noche para contemplar la ciudad iluminada.

Piazza Navona

La Piazza Navona, situada en pleno corazón de la ciudad medieval, es la plaza barroca por excelencia de Roma. Rodeada de callejuelas angostas, palacios, fuentes y cafés, es muy frecuentada por turistas y artistas callejeros.

Campo de’ Fiori

El Campo de´Fiori es una de las plazas más animadas de la ciudad: de día acoge un mercado donde se pueden adquirir frutas y verduras frescas de primera calidad, y por la noche se convierte en un pub al aire libre, colmado de turistas y jóvenes.

Gueto judío

Los judíos romanos se asentaron, a lo largo de los años, en la zona de pequeñas callejuelas romanas comprendidas entre la Iglesia de Santa María del Llanto, las ruinas del Pórtico de Octavia y la ribera del Tíber.

Vale la pena visitar la Sinagoga y el Museo Hebreo, y perderse por las calles, donde abundan los aromas que se desprenden de los mesones y de los restaurantes históricos del barrio.

– Tridente

Piazza di Spagna y Escalinata

Es una de las plazas más conocidas de Roma, llamada así porque en ella se ubica la embajada española ante la Santa Sede desde el siglo XVII. Las escalinatas, construidas para comunicar la plaza con la Iglesia de Trinitá dei Monti, son un lugar de encuentro para los locales y un lugar de descanso para turistas.

En los alrededores hay locales de ropa de las marcas más prestigiosas y costosas del mundo como Gucci, Valentino, Prada, Giorgio Armani, Bulgari y Louis Vuitton.

Piazza del Popolo

La Piazza del Popolo fue, durante la antigüedad y en la época medieval, la puerta de entrada por excelencia de Roma. Contiene un pequeño obelisco y está rodeada de iglesias muy lindas.

– Trastevere

El Trastevere es un barrio que no se puede dejar de visitar: situado al otro lado del río Tíber, quedó siempre excluido de las grandes remodelaciones urbanísticas, por lo que conserva buena parte de su trazado medieval.

Se caracteriza por sus calles angostas y adoquinadas, por sus bares bohemios y sus tiendas de diseño. Creo que fue lo que más me gustó de Roma.


– Via Appia Antica y catacumbas

La Via Appia fue la primera y más importante calzada construida en Roma.

La principal atracción son las catacumbas, galerías subterráneas de varios metros de profundidad utilizadas como lugar de enterramiento de los cristianos en la época de la persecución (siglos II a IV).

Visité la de San Calixto y quedé maravillada, La visita guiada cuesta menos de €10 y lo vale. Eso sí: lleva abrigo porque bajo tierra hace bastante frío.

– Villa Borghese 

La Villa Borghese es un parque barroco situado al norte del centro histórico. Además de que es muy bonito, en él se encuentra un museo que reúne la colección de arte de uno de los mayores coleccionistas italianos: el cardenal Scipione Borghese.

Ciudad del Vaticano

La Ciudad del Vaticano, con una superficie inferior a 1km2, es el estado más pequeño del mundo, y alberga a la Santa Sede, máxima institución de la Iglesia Católica. 

Lo más destacado son la Plaza de San Pedro, la Basílica de San Pedro, los Museos Vaticanos y la Capilla Sixtina. Para visitarlos se requiere tiempo y paciencia: por la cantidad de obras de arte y por los miles de turistas que visitan la ciudad del Vaticano cada día. Por esta razón conviene ir apenas abre, a las 7.00 de la mañana.

La entrada a la Plaza y a la Basílica de San Pedro son gratuitas, aunque para ascender a la cúpula de la Basílica es necesario abonar €5. Subir los quinientos cincuenta escalones es cansador pero vale la pena: la vista de la Plaza, de los Jardines, de los Museos Vaticanos y de la ciudad es alucinante.

El ingreso a los Museos Vaticanos, cuyo recorrido culmina en la majestuosa Capilla Sixtina, cuesta €16. El último domingo de cada mes la entrada es GRATUITA.

Todos los miércoles a las 11.00 de la mañana el Papa recibe a sus fieles en el Vaticano (aunque en Julio y Agosto lo hace en el Castel Gandolfo). Es importante tener esto presente porque los miércoles, hasta pasado el mediodía, la Basílica de San Pedro está cerrada.

– Iglesias

En la capital italiana hay más de novecientas iglesias, lo que implica que existe más de una por kilómetro cuadrado. Las imprescindibles son las llamadas Basílicas mayores (San Pedro, San Juan de Letrán, San Pablo y Santa María la Mayor), pero también hay otras conocidas como la Basílica de San Clemente, la de Santa María in Cosmedin, la de Santa María en Trastevere, y la de Santa María del Popolo.

De todas formas, recomiendo que entrar en las pequeñas iglesias que están por todos lados porque, al ser poco concurridas, son las más tranquilas.

Datos útiles:

– No pagues de más

Los primeros domingos de cada mes la entrada a todos los museos estatales es GRATUITA. El ingreso a los Museos Vaticanos es GRATUITO el último domingo del mes. Por otra parte, existe la “Roma Pass”: una tarjeta que cuesta €36, tiene una validez de tres días y permite ingresar gratis a dos museos o monumentos de una lista, trasladarse en transporte público en Roma de manera ilimitada, acceder a las bicicletas municipales y a descuentos en exposiciones y eventos. La tarjeta se puede comprar en las oficinas de turismo de la Comune di Roma, en los museos más importantes de la ciudad o por Internet.

– Comer y beber

Comer y beber en Roma es bastante costoso (yo me alimenté mayormente de sándwiches y ensaladas que compraba en puestos callejeros o supermercados). Si podés, andá a Freni e Frizoni, un bar bohemio ubicado en el Trastevere, con precios accesibles y un ambiente muy descontracturado.

– Alojamiento

Me hospedé en el Hostel The Yellow: limpio, bien ubicado y con una excelente atención. Pagué alrededor de €25 la noche y no incluía desayuno.

FLORENCIA

La sensación mientras caminaba de la estación de trenes al hostel fue de asombro porque, si bien había visto fotos y leído bastante sobre Florencia, la ciudad superó mis expectativas: el esplendor del pasado se mantiene inalterado en las obras de artes, en los mármoles coloridos de las iglesias, en la calles adoquinadas rodeadas de construcciones de estilo renacentista.

La molestia causada por la gran cantidad de turistas, que mayormente se mueve en grupos encabezados por guías, pasó casi inadvertida gracias a la vista panorámica de la ciudad desde la cima del Duomo y de la Plaza Michelangelo, a la perfección del David de Miguel Ángel que me hizo conmover hasta las lágrimas y a la belleza del Puente Vecchio, de los palacios, de las iglesias, y de las plazas.

Aunque no sé si volvería a Florencia, me considero dichosa de haber tenido la oportunidad de visitar semejante metrópoli cultural.

Atractivos

– Piazza del Duomo

En la Piazza del Duomo se encuentran el Duomo, el Campanile del Giotto y el Battistero di San Giovanni.

El Duomo, además de ser el monumento más representativo de la ciudad, es uno de los “Tres Grandes” de Italia (junto con la Torre de Pisa y el Coliseo de Roma). La Catedral de Florencia, símbolo de la prosperidad económica y cultural que caracterizó a la ciudad entre los años 1300 y 1500, desborda arte y belleza, tanto en su parte exterior como interior. Subí los cuatrocientos sesenta y tres empinados escalones hasta la cúpula porque la vista panorámica de la ciudad es increíble.

El Campanile del Giotto es una gran torre donde se encuentra el campanario del Duomo, mientras que el Battistero di San Giovanni es el edificio más antiguo de Florencia.

La entrada cuesta €10 e incluye la catedral, la cúpula, el baptisterio, la cripta, el Campanile y el Museo de la Ópera del Duomo.

– El Ponte Vecchio

El Ponte Vecchio fue construido en el año 1345 y es el único puente que se salvó de la destrucción causada por los alemanes en la retirada de 1944. En sus alrededores está lleno de joyerías, porque Fernando I de Médicis ordenó a los joyeros instalarse allí en el siglo XVI para evitar la presencia de los carniceros en la zona.

– Piazzale Michelangelo

La Piazzale Michelángelo, ubicada en una colina, ofrece el mejor mirador de la ciudad. Me gustó tanto que fui todos los días que estuve en Florencia: no había mejor plan que comprar un rico vino italiano en algún supermercado y subir a ver el atardecer.

– Piazza della Signoria

La Piazza della Signoria es una de las plazas más emblemáticas y animadas de la ciudad: en verano, en especial por la noche, turistas y locales se reúnen para escuchar a artistas que usan esta plaza como escenario. Contiene estatuas y esculturas de gran valor artístico, la Torre de Arnolfo y el Palazzo Vecchio.

– Piazza de la República

La Piazza de la República, la más grande de Florencia, está ubicada en el corazón de la ciudad y rodeada por cafés, restaurantes y tiendas que siempre se encuentran colmados de gente. Tiene un carrusel muy pintoresco, del que disfrutan tanto niños como adultos.

– Museos

En Florencia hay varios museos, pero yo sólo visité algunos:

Galería Uffizi

La Galería Uffizi alberga algunas de las obras de arte más famosas e importantes del mundo, reunidas por la familia Médici durante décadas. Lo más destacado del museo pertenece al renacimiento italiano, con obras de Botticelli, Da Vinci, Miguel Ángel, Rafael y Tiziano.

Galería dell´Accademia

La Galería dell´Accademia contiene pinturas de importantes artistas florentinos, pero su principal atractivo es el David de Miguel Ángel, tallado en un bloque de mármol cuando el artista tenía tan sólo veintinueve años. El museo no es gran cosa, pero el David hace que la visita sea obligada.

Consejo: no saquen fotos al David, que los pueden echar de la galería como a mí.

La entrada a ambas galerías cuesta €6,50. Si se quiere evitar la cola (interminable por cierto) se puede reservar con dos días de anticipación la entrada por Internet, lo que tiene un costo adicional de €4.

Palazzo Pitti 

El Palacio Pitti era originariamente la residencia de Luca Pitti, un famoso banquero italiano. Luego pasó a ser la residencia oficial de los grandes duques de Toscana, después la base militar de Napoleón I y, por último, la residencia oficial de los reyes de Italia. En la actualidad funciona allí una de las galerías de arte más importantes de Florencia.

Existen varias entradas según qué se pretenda visitar, pero la más completa cuesta €11,50. A mí me gustó mucho, porque además de contener obras de grandes artistas como Rafael y Rubens, en él se encuentran los Jardines de Boboli y Bardini, los Museos de la Plata y de la Porcelana y los Aposentos Reales.

– Iglesias

Además del Duomo, son muy lindas las Iglesias de San Croce y de Santa María Novella.

– Mercado de San Lorenzo

En el centro histórico de Florencia se encuentra el Mercado de San Lorenzo, que reúne puestos de camperas, pantalones, bolsos, carteras y zapatos de cuero. Averiguá en distintos puestos antes de comprar y regateá porque, si bien todos ofrecen lo mismo, los precios son muy dispares.

– Chianti

Chianti es un poblado toscano con colinas, granjas, olivares y viñedos ubicado a 20km. al sur de Florencia. Si bien es posible viajar en autobús, aconsejo alquilar una bicicleta e ir a pasar allá dos días. En el mes de septiembre, en la Piazza Matteoti, que es la plaza principal, se hace la fiesta anual del vino de Greve. Fuera de esa época, se recomienda ir a Le Cantine di Greve in Chiani, una ecoteca con más de mil etiquetas.

Datos útiles:

– Comer y beber

La vida en Florencia es, al igual que Roma, bastante cara. Para comer, recomiendo el Mercado Central, abierto de lunes a sábados de 7.00 a 14.00 hs., donde, dada la cantidad de puestos, es posible conseguir comida a precios más baratos que en otro lugar. Para tomar algo Le Volpe e L´uva, una de las mejores enotecas de la ciudad. 

Cuando fui había una degustación de vinos en la Piazza de la República: por €12 tomé MUCHO vino y hasta uno blanco con cien años de guarda. Me comentaron que cada tanto se realiza, así que si está, ya sabés.

–  Hospedaje

Me alojé en el Hotel Bavaria, y pagué por una habitación doble con baño compartido €50 la noche. Muy bien ubicado (recuerdo que todo me quedaba a distancia pie), con habitaciones enormes, limpias y amplias. Lo malo: demasiadas personas para un sólo baño.

VENECIA

La mayoría de las personas dice que un día es suficiente para recorrer la ciudad pero yo, en cambio, siento que los cuatro días que estuve allá fueron insuficientes: si bien reconozco que es pequeña y que a mí no me gusta viajar con el apuro y la urgencia de un bombero, Venecia es tan linda, interesante, mágica y cinematográfica que vale la pena dedicarle más de un día o dos.

Los italianos la consideran la ciudad del amor y, por eso, son muchas las parejas que la eligen para disfrutar de una escapada romántica pero, aún así, Venecia tiene muchísimo para ofrecer a quienes no van acompañados. Construida sobre más de cien islas comunicadas por puentes sobre canales, las callejuelas son angostas, laberínticas y es muy fácil perderse en ellas, las tiendas y los bares tienen un encanto especial, las iglesias son más lindas de lo que uno puede imaginar.

Pero, como todas las ciudades del mundo, tiene un defecto: la vida en Venecia es MUY costosa.

Atractivos

– Gran Canal

El Gran Canal recorre toda la ciudad de Venecia y es posible navegarlo en el vaporetto, el principal medio de transporte público, que une la Piazzale Roma con la Piazza San Marcos. El trayecto dura alrededor de 45 minutos y pasa por varios palacios, puentes, iglesias y mercados.

– Piazza San Marcos

La Piazza San Marcos es la única plaza de Venecia, apodada por Napoleón Bonaparte, con razón, el “salón más bello de toda Europa”. Llena de vida: cafés antíquisimos con orquestas en vivo, vendedores callejeros y una cantidad considerable de turistas.

En ella se encuentran la Basílica de San Marcos, una de las iglesias más lindas que visité en mi vida; el Palazzo Ducale, un palacio que combina elementos arquitectónicos bizantinos, góticos y renacentistas; el Campanile, una torre de casi cien metros de altura que funciona como campanario de la Basílica; y el Museo del Correr, el más importante de Venecia. Recomiendo ingresar a la Basílica y subir al Campanile.

– Ponte Rialto

El Ponte Rialto, construido en el siglo XVI, es el más antiguo de los cuatro puentes que cruzan el Gran Canal de Venecia y fue, durante mucho tiempo, el centro económico de la ciudad. 

Tras cruzar el puente se encuentra el Mercado Rialto, que abre todos los días de 9.00 a 12.00 hs. y donde predominan las frutas, las verduras, las especias y los productos elaborados.  

– Perderse

Venecia está construida sobre ciento 117 pequeñas islas comunicadas por 400 puentes, sobre 150 canales. Recomiendo caminar mucho y tomar el vaporetto para visitar barrios como Cannaregio, Castello, Burano, Torcello. No vas a parar de sorprenderte con sus calles estrechas, con sus construcciones pintorescas, sus iglesias antiguas, sus talleres artesanales y sus bares más genuinos. 

Datos útiles:

– Comer y beber

Venecia es aún más cara que Roma y que Florencia. La comida más económica son los cicheti (tapas venecianas) que se encuentran en las osterie de las calles y canales laterales de Cannaregio, Castello, San Polo y San Marco. A mí me gustaron mucho dos lugares: All´Arco y Al Mercà.

– Hospedaje

Me alojé en el Hotel Locanda Al León y pagué por una habitación doble €140 la noche. Excelente ubicación, habitación limpia pero muy pequeña y atención de primera.

DATOS ÚTILES

1. Requisitos para entrar: ninguno, los argentinos no necesitamos visa y podemos permanecer en Italia o en los restantes países del Espacio Scheguen por un plazo de 90 días.

2. Mejor época para viajar: primavera (Marzo-Junio) y otoño (Septiembre-Diciembre). Los peores meses para ir Julio-Agosto: mucho calor, lleno de turistas y precios altísimos.

3. Idioma: El idioma oficial es el italiano, aunque hay tantos dialectos como regiones en Italia. Comunicarse en español es súper fácil.

4. Moneda: Euro (EUR).

5. Medidas de protección: ninguna.

6. Hospedaje: en Italia los precios pueden ir desde lo sublime hasta lo absurdo. Si se busca con paciencia y un poco de suerte se pueden conseguir habitaciones compartidas en Roma y Florencia por €15-20 en adelante.En Venecia, en cambio, todo cuesta el doble.

7. Comida: en restaurantes ecónomicos es posible almorzar o cenar por €20. Comer es una obsesión nacional en Italia: una comida incluye un L’antipasto (entrada) il primo (primer plato), il secondo (plato principal), il contorno (guarnición) y il dolce (postre); y la bebida no está incluida. En casi todos los restaurantes cobran el cubierto (entre €1 y €2) y el servicio (10%-15% del total) aparte.

8. Transporte: Moverse en Italia, y en todo Europa, es muy fácil. La forma más cómoda es el tren, porque encima las estaciones quedan por lo general en los centros de las ciudades. Sin embargo, como es un poco costoso, conviene viajar en autobús o en avión, siempre que se enganche alguna oferta con una aerolínea low-cost. Las más conocidas son EasyJet y Ryanair.

SI TENÉS ALGO MÁS QUE AGREGAR DEJÁ TU COMENTARIO ASÍ AYUDAMOS A OTROS VIAJEROS.

¡Ciao!

¿Te gustó este post? Suscribite al blog para recibir los próximos posts en tu e-mail, seguime en Facebook y en Instagram para viajar conmigo en tiempo real y no dejes de compartir mi contenido en las redes.

10 comentarios en “Italia, la más bella de todas

  1. Estuve en Roma y en Venecia, es verdad, los precios para comer son caros, pero hay que evitar los lugares turísticos, y buscar los bodegones locales, donde come la gente de ahí! La comida suele ser más rica y económica!
    Respecto a Venecia, nosotras cuando fuimos nos hospedamos en Mestre, ciudad cercana, en un hotel pequeño y super económico, a dos cuadras de la avenida donde pasaba el bus que nos llevaba a Venecia… el bus termina su recorrido en la terminal, y a 100 m está la primera estación del vaporetto. Saludos!

  2. Estuve en agosto.Me encanto todo.pero.el norte merece una consideracion especial.Recomiendo visitar SIENA,ASIS,BOLONIA Y MONTEPULSIANO.
    COINCIDO EN QUE VENECIA ES MAGICA,ESPECIALMENTE EN LA NOCHE.
    TAMBIEN ME ALOJE EN MESTRE Y EL HOTEL ESTABA BIEN Y TOMABA EL
    UN BUS PARA IR A VENECIA QUE DEMORA NO MAS DE 15 MINUTOS.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: