España, casi como estar en casa

MI VIAJE POR ESPAÑA

Sólo visité Madrid y Barcelona.

Te cuento mi impresión de ambas ciudades, sus principales atractivos, los restaurantes y bares que merecen una visita y algunas cosas más.

1. MADRID

Si bien estuve sólo doce días en Madrid me sentí como en casa. Eso no es ninguna novedad, porque a la mayoría de los argentinos le pasa lo mismo y a muchos no les gusta porque “es igual a Buenos Aires”.

En mi caso fue al revés: como mi amor por Buenos Aires es casi febril, al salir del aeropuerto de Barajas me enamoré de la ciudad.

El verano caluroso y húmedo no impide a la gente pasear por las calles, reunirse en bares y cafeterías después de las seis de la tarde y participar de actividades culturales. Las personas se muestran libres, desprejuiciadas, y viven a su modo, igual que los porteños. La arquitectura y algunas calles me recordaron mucho a San Telmo, el Parque del Retiro a los Bosques de Palermo y los restaurantes tradicionales a esos sucios bodegones atendidos por viejos mozos, que en Buenos Aires abundan.

Sin embargo, no pasó mucho hasta que advertí algunas diferencias.

En primer lugar, Madrid es segura, por lo que se puede recorrerla a pie a cualquier hora, algo que no sucede en Buenos Aires. También es más limpia: la gente no tira al suelo las colillas del cigarrillo y levanta lo que hace su perro.

Los madrileños son relajados y viven con un ritmo más lento: nadie corre para tomar un tren o un ómnibus ni se desespera por entrar al metro. Creo que tiene que ver con que el transporte público funciona en horario y con que el tránsito es menos caótico.

No obstante, Buenos Aires también tiene lo suyo. Estuve en Europa en el 2012, cuando la crisis allá golpeaba fuerte y los indignados invadían las calles en reclamo de una democracia más participativa, y de un menor protagonismo de los bancos y las corporaciones en la economía, pero aun así creo que los porteños son más rebeldes, combativos, y tienen una mayor conciencia cívica. Quizá porque los argentinos estamos acostumbrados a las crisis, a que cada tanto nos quiten lo nuestro.

Con sus similitudes y diferencias, Madrid es la Buenos Aires europea, por lo que me arriesgo a afirmar que tu relación con ella dependerá en gran medida de la que tengas con la ciudad de la furia.

Atractivos:

– Museos

 Prado:

El Museo del Prado se originó gracias a la afición coleccionista de dinastías gobernantes a lo largo de varios siglos, y es en la actualidad uno de los más importantes del mundo. Reúne obras de grandes maestros europeos de los siglos XVI al XIX, como Velázquez, El Greco, Goya, Tiziano y Rubens.

Dato interesante: de lunes a sábado desde las 18 a las 20 horas y los domingos y feriados de 17 a 19 horas la entrada es GRATUITA, aunque incluye sólo la colección permanente.

Reina Sofía:

El Museo Reina Sofía reúne obras de arte del siglo XX y contemporáneo, en especial de Picasso, Dalí y Miró. 

Dato interesante: los lunes desde las 12 hasta las 16 horas la entrada es GRATUITA.

Thyssen-Bornemisza:

Este museo es una pinacoteca de artistas antiguos y modernos ubicada en el Palacio de Villahermosa.

Las obras formaban parte de la colección privada de la familia Thyssen-Bornemisza y fueron adquiridas por el Gobierno Español en 1993.

Dato interesante: los lunes, miércoles, jueves, viernes y sábados desde las 19 a las 21 horas la entrada es GRATUITA. 

– El Palacio Real y la Catedral de la Amuldena

El Palacio Real fue construido en el siglo XVIII y era la residencia oficial del rey de España. En la actualidad es utilizado sólo para ceremonias de Estado y actos solemnes.

Dato interesante: Si tenés pasaporte europeo, residencia o permiso de trabajo de lunes a jueves de 16 a 18 horas de octubre a marzo, y de 18 a 20 horas de abril a septiembre, la entrada es GRATUITA.

Justo frente al Palacio Real se encuentra la Catedral de la Amuldena, sede episcopal de la archidiócesis de Madrid, que fue consagrada por Juan Pablo II, siendo la única catedral española dedicada por un papa.

Palacio Real

Catedral de Amuldena

– El Templo de Debod y Plaza España

El Templo de Debod es un templo egipcio del siglo II A.C., donado por Egipto a España para evitar su inundación tras construirse en Asúan una gran presa, y transportado a Madrid en el siglo XX .

Está próximo a Plaza España, donde se encuentran la Torre de Madrid y el Edificio España, dos de los edificios más emblemáticos de la ciudad.

Templo de Debod

– Plaza Mayor y sus alrededores

Plaza Mayor es pintoresca por sí misma, por las construcciones en tres plantas que la rodean y por su ubicación: se encuentra en el casco antiguo de la ciudad, una de las zonas más lindas de Madrid.

Plaza Mayor

– Plaza Puerta del Sol      

La Puerta del Sol es una plaza céntrica y bulliciosa donde confluyen algunas de las calles más transitadas de la ciudad. Allí se encuentra el famoso reloj de la Casa de Correos, cuyas campanadas a las 00 horas del 31 de Diciembre marcan el inicio de la tradicional toma de las doce uvas, la placa del Kilómetro Cero, que señala el origen del kilometraje de las diferentes carreteras españolas, y la famosa Estatua del Oso y del Madroño.

– Parque del Retiro y la Puerta de Alcalá

El Parque del Retiro tiene 125 hectáreas y cuenta con un gran estanque, varios jardines, monumentos y fuentes.

En la Plaza Independencia, junto al Retiro, se encuentra la Puerta de Alcalá: una antigua puerta de acceso a Madrid construida en el siglo XVIII. Verla por la noche, cuando sus arcos son iluminados, es una experiencia hermosa.

Puerta de Alcalá

– Comprar en El Rastro

El Rastro es un mercado ubicado en el barrio La Latina, abierto los domingos y los días festivos, desde las 9 hasta las 15 horas, donde se consiguen artesanías, ropa, discos, revistas de segunda mano, antigüedades y objetos de todo tipo.

Recomiendo ir después a tomar un vino, una cerveza o un vermut en alguno de los bares que se concentran en calles como la Cava Baja o la Cava Alta.

– Salir de tragos y comer a lo grande

Los españoles son especialistas en comer y pasarla bien.

Te cuento los lugares que más me gustaron:

¿Para tomar algo y divertirse?

 BarCoun bar con conciertos en vivo, una acústica excelente y un estilo musical propio. Allí conocí a “The Excitements”, una banda de rhrythm & blues que me vuela la cabeza.

 Ocho y medio, el “Club de Indie” por antonomasia en Madrid, donde todo suena muy años 80 y 90.

 La Ardosa, un clásico para tomar un aperitivo al caer la tarde.

¿Para comer?

 El Mercado de San Miguel, un lugar animado para tapear a precios muy bajos.

El Museo del Jamón, una cadena de restaurantes con varios establecimientos en Madrid, especialista en jamones, quesos y embutidos.

El Malacatín, un bodegón que ofrece el mejor cocido madrileño que probé en la ciudad.

La Taberna Real, un restaurante tradicional con buena ambientación y comida deliciosa. Sospecho que los precios son altos (mi tío vive en Madrid y me invitó a cenar, así que no sé cuánto gastamos).

La Verónica, un restaurante moderno y muy bien decorado, donde todo es rico y casero. 

¿Para merendar?

La tradicional y emblemática confitería San Ginés, que ofrece el mejor chocolate caliente y churros del mundo las 24 hs. del día los 365 del año, y la pastelería La Mallorquina.

2. BARCELONA

Barcelona ofrece una infinidad de fiestas populares, teatros, cines, conciertos, exposiciones, monumentos y museos. Muchos artistas visuales, escritores y músicos de todo el mundo la eligen como lugar de residencia, por lo que la ciudad es sinónimo de arte de vanguardia.

Pero la vanguardia no excluye el mantenimiento de la cultura tradicional catalana sino más bien lo contrario: en los últimos años el sentido de identidad y el orgullo hicieron que los movimientos independentistas ganaran aún más fuerza.

A mí esto me llamó la atención, porque aunque sabía que Cataluña debate en la Unión Europea su futuro como comunidad autónoma e independiente, desconocía la unión y la organización de estos grupos separatistas que convocan asambleas e invaden las calles.

Barcelona me gustó por su movida cultural, por la arquitectura de sus construcciones y por las playas que, si bien no se caracterizan por la arena fina y blanca y el mar azul, gozan de un clima descontracturado y desprejuiciado muy particular, como si cada uno estuviera en su mundo pero al mismo tiempo conectado con el todo.

Aun así me gustó mucho más Madrid, o bien porque los catalanes me resultaron menos hospitalarios o porque yo había puesto demasiadas expectativas a la ciudad.

Lo único cierto es que todas las personas que conozco se enamoraron de Barcelona, así que por esta vez deberás hacer caso omiso a mis palabras y no perderte la oportunidad de conocerla.

Movimientos independentistas 

Atractivos

– Las principales obras de Gaudí

La Sagrada Familia:

La Sagrada Familia es la principal basílica de Barcelona, cuya edificación se inició en 1882, cuando Gaudí tenía sólo 31 años.

Se encuentra aún hoy en construcción, porque los diseños de Gaudí son complejos y la mayoría de los planos y de las maquetas se perdieron tras el incendio de su estudio en manos de los anarquistas, lo que dificulta la conclusión de la obra.

Es hermosa por dentro y por fuera, aunque la mala noticia es que el ingreso cuesta €11 (confieso que me resultó extraño pagar para entrar a una iglesia).

Cúpula de la Sagrada Familia

El Parque Güell:

El Parque Güell fue diseñado, en su origen, como un barrio residencial de lujo, pero la idea inicial fue abandonada y el lugar se convirtió en un parque público de 17 hectáreas que parece sacado de un cuento: es colorido, con formas onduladas, figuras de animales y columnas que parecen árboles.

La entrada cuesta €8 y lo vale.

El Parque Güell

La Pedrera:

La Pedrera es uno de los edificios modernistas más conocidos en todo el mundo, declarado Patrimonio Mundial de la Unesco. En la actualidad funciona allí un centro cultural con exposiciones y muestras artísticas de alto nivel.

La entrada cuesta €20.

La Casa Batlló

La Casa Battló es una remodelación integral que realizó Gaudí sobre un edificio existente.

Por fuera es interesante, pero por dentro lo es más aún: es como ingresar a otra dimensión.

– El Barrio Gótico

El Barrio Gótico es el centro histórico de la ciudad, caracterizado por calles angostas, laberínticas, y construcciones medievales levantadas sobre restos de la Barcino romana. 

Es un lugar hermoso para caminar, al tiempo que se visitan algunos de sus sitos más emblemáticos: la Catedral de Barcelona; las Iglesias de Santa María del Pino, de la Mercé, de los Santos Justo y Pastor, y de Santa Ana; y las Plazas del Rey, Real, y de San Jaime, entre otras.

La peatonal Carrer del Bisbe, que une la Catedral con la Plaza San Jaime, es alucinante.

Una callecita cualquiera en el Barrio Gótico

– Parque de Montjuic

El Parque de Montjuic se sitúa sobre una montaña de 173 metros de altura frente al mar y cuenta con varios atractivos, por lo que conviene dedicarle un día entero.

Se pueden visitar museos, jardines, fuentes, miradores y monumentos históricos. A mí me gustó mucho el Castillo, una antigua fortaleza militar construida en el siglo XVII de gran importancia en la historia de Barcelona; La Plaza de España, uno de los lugares más emblemáticos de la ciudad y la segunda plaza más grande del país; y el Pueblo Español,  un museo arquitectónico al aire libre integrado por más de cien edificios representativos de las quince comunidades autónomas españolas.

Pueblo Español

– Museos

El Barcelona hay innumerables museos, así que te cuento los que más me gustaron:

Museo Picasso

El Museo Picasso contiene la colección más completa del mundo de las obras de la juventud del artista homónimo. 

No sé de arte pero me encantó.  

Dato interesante: los domingos de 15 a 19 horas, el primer domingo de cada mes (todo el día), el 12 de febrero, el 18 de mayo y el 24 de septiembre la entrada es GRATUITA.

Fundación Joan Miró

Este Museo surgió de la iniciativa del propio Miró, quien quiso crear un espacio para dar a conocer las tendencias del arte contemporáneo y garantizar su acceso al público.

La fundación contiene la colección más completa de este gran artista, integrada por pinturas, esculturas, cerámicas, grabados y dibujos de todas las épocas.

– Palacio Robert

El Palacio Robert era la residencia privada de un influyente marqués catalán pero se convirtió en un centro cultural con tres salas de exposiciones, un espacio para conciertos, una librería y unos jardines abiertos al público.

Además de que me gustó, se merece un lugar en la lista porque la entrada es GRATUITA. 

– Música en vivo

Si te gusta la música en vivo, te recomiendo:

El Palacio de la Música, una perla arquitectónica del modernismo catalán con un sinfín de ofertas culturales.

JazzSí Club, una pequeña sala de música vinculada al Taller de Músics, donde se puede escuchar jazz de primer nivel. Los músicos de la academia en general no se conocen ni han tocado juntos: simplemente se suben al escenario y hacen su magia.

–  Heliogàbal, un pequeño bar con conciertos en vivo de los grupos emergentes de la ciudad. 

Razzmatazz, una discoteca construida sobre una antigua fábrica con varias salas donde se puede escuchar indie pop, rock alternativo y electrónica.

 El Gran Teatro del Liceo, el teatro de ópera más antiguo y prestigioso de Barcelona.

– Si vas en Octubre o Noviembre no te pierdas el Festival Internacional de Jazz de Barcelona que se celebra cada año.

– Me comentaron, además, que vale la pena el Festival Primavera Sound, un festival donde son protagonistas el pop, el rock y las tendencias más underground de la música de baile.

Palacio de la Música

– Playa

Como estuve sólo una vez en Barcelona, recorrí mucho e hice poca playa. 

Sólo conocí las playas de Barceloneta y San Sebastián, muy concurridas por ubicarse en el centro y ser de fácil acceso, pero geniales. 

Si vas en verano, consultá porque todos los años hay cine al aire libre GRATUITO en la playa de San Sebastián.

– Salir de tragos (y de paso comer)

En Barcelona me di el gusto de salir de tragos, así que te cuento los bares que más me gustaron:

Quimet i quimet: pequeño bodegón con más de cien años de trayectoria y ambiente informal. Siempre abarrotado de gente por dos razones: sirven un vermut de grifo excelente y las tapas son exquisitas. 

Collage: rincón súper cool con decoración vintage y bartenders que saben bien lo que hacen. 

Mingus: tranquilo, frecuentado mayormente por locales y con una gran selección de cerveza artesanal. 

El Nus: pequeño, con mucha personalidad y poco turismo, una barra excelente y jazz de fondo. Caí de casualidad y fue un gran descubrimiento. 

Old Fashioned: coctelería de primera y barmans profesionales en serio. 

DATOS ÚTILES

1. Requisitos para entrar: ninguno. Los argentinos no necesitamos visa, pero podemos permanecer en el Espacio Scheguen por un máximo de 90 días dentro de un período de 180 días. 

El Espacio Schengen es un acuerdo de libre circulación firmado por 26 países (esto significa que cuando ingresás a uno de ellos podés transitar por los demás sin hacer ningún tipo de trámite). Pero atenti que no todos los países de la Unión Europea forman parte de este acuerdo (como el Reino Unido) y viceversa.

2. Mejor época para viajar: primavera (Marzo-Junio) y otoño (Septiembre-Diciembre). En invierno hace mucho frío y en verano, además del calor sofocante, los precios son altísimos por ser temporada alta. 

3. Idioma: en Madrid, español; en Barcelona, catalán y español (en ese orden).

4. Moneda: Euro (EUR). U$S1=EUR0,90 aproximadamente.

5. Medidas de protección: ninguna.

6. Hospedaje: no puedo afirmarlo con exactitud porque me hospedé en casas de conocidos, pero estuve haciendo un estudio de mercado y en hostels se pueden conseguir habitaciones compartidas por U$S10-U$S20. 

7. Comida: en restaurantes ecónomicos es posible almorzar o cenar por U$S10-U$S20. Para mí lo mejor de España es la comida: la tortilla de papa, el cocido madrileño, el jamón crudo, el gazpacho y la paella no fallan nunca. 

8. Transporte: el tren en Europa es caro, por lo que resulta más económico moverse en autobús o inclusive en avión, siempre que se enganche alguna oferta con una aerolínea low-cost. Las más conocidas son EasyJet y Ryanair.

SI TENÉS ALGO MÁS QUE AGREGAR DEJÁ TU COMENTARIO ASÍ AYUDAMOS A OTROS VIAJEROS…

¿Te gustó este post? Suscribite al blog para recibir los próximos posts en tu e-mail, seguime en Facebook y en Instagram para viajar conmigo en tiempo real y no dejes de compartir mi contenido en las redes.

5 comentarios en “España, casi como estar en casa

  1. Muy buenas apreciaciones. Sobretodo en lo de preferir una u otra en función de tu gusto o no por Buenos Aires. A mi me pasa al contrario que a ti. Hace más de diez años que vivo en Barcelona y me parece la reina de las ciudades. Nunca me gusto Buenos Aires (soy de La Plata) y tampoco me mata Madrid. Incluso se me antoja mucho mas hospitalaria la gente de Barcelona. Y si tienes la posibilidad de salir de la ciudad propiamente dicha es mucho mejor aún. El espiritu independentista que mencionas es mas una cuestión de marketing inverso. Es como que si todos se tiran contra Catalunya los catalanes reaccionan hacia el separatismo pero en realidad no todos los catalanes estan a favor de la independencia. Por lo demás lo has clavado. Muy buena cronica. Y espero que vengas en más oportunidades. Barcelona es mucho Barcelona para una sola visita.
    Me gusto mucho el post

    • Gracias por la visita y por tu comentario (sobre todo por lo vinculado a los movimientos independentistas porque no lo sabía). Soy la única persona que conozco que no se enamoró de Barcelona, así que sin dudas me habrá faltado tiempo para conocerla en profundidad. Estuve sólo una semana.
      En enero empiezo mi viaje por el mundo y estoy analizando comenzar por Sudamérica, que es relativamente económico, y después en Abril-Mayo cruzar el charco para trabajar en Europa y poder seguir viajando. Barcelona, pese a que no me enloqueció, está entre una de mis primeras alternativas. Quiero conocerla de verdad y quererla con la intensidad que la quiere todo el mundo.
      Un abrazo!

  2. Hola ! Me encanta tu blog, el proximo año emprendo mi viaje hacia Asia y leer tu blog me inspira mucho mas a viajar sola . El año pasado visite estas dos ciudades y me enamoré de ambas, pero mas de Barcelona , las obras de Gaudi me cautivaron! En Barcelona agregaria el museo de cera que tiene un bar – restaurante muy bueno que se llama Bosc de las Fades, es delicioso y por dentro es increible . Y en Madrid agregaria los famosos “100 montaditos” que estan por todo lado, es un restaurante de tapas y cañas que las venden a 1EURO . Aparte de ser delicioso es apenas para el presupuesto mochilero. Saludos!

    • Hola Victoria, muchas gracias por la información!!! La próxima vez que vaya a España visitaré el museo de cera y los “100 montaditos” (¿¿¿podés creer que nunca escuché ni siquiera nombrarlos???!!!! GRACIASSSS!!!)
      Me llena de alegría que te guste el blog y que te inspire. Viajar es hermoso, hacerlo solo es una experiencia muy enriquecedora. Muchísima suerte!!! Un beso!!!

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: