Cuando decidís viajar sucede algo mágico

Turista en tu propia ciudad, caminás tranquila, mirás detalles que siempre estuvieron ante tus ojos pero no habías visto; dejás a un lado los auriculares para escuchar los ruidos, por más molestos y ensordecedores que sean. Le preguntás a un extraño cómo vive, cómo son sus días.

Conectada desde otro lugar con quienes te rodean, le preguntás a ese compañero de oficina que siempre te pareció macanudo pero con el que sólo hablabas de trabajo, qué le gusta hacer en su tiempo libre. Por la tarde compartís un mate con esa amiga que es la mejor copiloto para tus viajes nocturnos. Con ciertas personas evitás conversar, porque lo que necesitás es disfrutarlas: de pronto su derecho a pensar distinto es tan valedero como el tuyo.

Te focalizás en lo bueno de cada persona, de cada estación, de cada momento; lo celebrás y agradecés hasta la insatisfacción laboral, el fracaso amoroso, ese inconformismo molesto, porque fue lo que te trajo hasta acá. Entendés la diferencia entre escapar y buscar.

Reflexionás sobre algo que no podrás plantearte después de esta vida: nadie se lleva nada a la tumba. Pedís que no te hagan regalos, que más bien ayuden a que te deshagas de cosas que por el momento te resultan indispensables pero que por alguna razón intuís que no lo serán.

Sentís, aunque ni siquiera sabés bien qué significa, que el cambio es la única constante. Necesitás soltar, dejarte fluir, hacerte a vos misma y al mundo el favor de no forzar lo que no es para tratar que sea

Cuando le tomás el gusto a la incertidumbre, todo parece menos grave. El listado con lo que tenés que hacer antes de viajar está pegado en la heladera desde hace varios meses y sabés que lo primero es definir UN (1) destino. Dilatás la elección, porque desconocer donde empezarás el viaje te resulta divertido, inspirador, ya que podés imaginarte cada día en un lugar distinto del mundo.

Empezás a saborear la libertad, te volvés cursi sin avergonzarte. Intentás justificarte: si Steve Jobs, uno de los hombres más inteligentes de la historia, dijo cursilerías aún al saber que su discurso se viralizaría, por qué yo, que no tengo ni un 0,00000001% de su capacidad intelectual, no puedo escribir que la libertad sabe rica y por qué no puedo escribir entonces que apuesto mi vida a que el mundo sería un lugar mejor si todos fuéramos más libres, si nos animáramos a hacer lo que nos apasiona.

Cuando tomás la decisión de viajar, lo mágico que sucede es que EL VIAJE COMIENZA.

¿Te gustó este post? Suscribite al blog para recibir los próximos posts en tu e-mail, seguime en Facebook y en Instagram para viajar conmigo en tiempo real y no dejes de compartir mi contenido en las redes.

7 comentarios en “Cuando decidís viajar sucede algo mágico

  1. Hermoso lo que decís!! Es muy cierto!! Hay muchas formas de viajar, uno puede ser turista en su propia ciudad y disfrutar de la belleza de cosas simples. Y también hay quienes que aun haciendo el viaje mas caro no logran apreciar la maravilla que los rodea. Todo esta en la determinación de disfrutar y ser feliz.

  2. Gracias por compartir. Me gustó cómo traes a la mente las rutinas y embrollos de la vida. Viajar es como un escape en cierto sentido. Y digo en cierto sentido porque vuelves a caer en otros, no importa a dónde vayas, al fin y al cabo es la vida, pero la diferencia es que llegas con una actitud rejuvenecida y llena de entusiasmo y deseos por descubrir cosas nuevas. Es tan fascinante viajar porque es como volver a empezar y sentir que la vida apenas comienza 🙂

  3. Marina! te encontré de casualidad cuando volví de mi viaje a Salta/Jujuy, ahi vos renunciabas a tu trabajo y me gusto recorrer con vos el Norte que yo ya había vivido a través de tu cuenta de Instagram (active las notificaciones x cierto). Llegue a recorrer un poco tu blog, lei acerca de la organización.. y no se porque, ahora te viniste a mi mente, e ingrese de nuevo pero con la diferencia que llegue a donde no había estado antes: tu link..ENTERATE QUE. Viste que uno es curioso, y sigue chusmeando un poquito mas..y ahi lei sobre esa magia que contas. Hace tiempo quiero irme, dejar esta rutina que nos enloquece , no se si para escapar, para buscar o para ENCONTRAR.. pero seguramente cuando uno desea algo..lo consigue.
    Te felicito por esa decision..Te deseo mucha larga vida para contar estas experiencias y buena vida para vivirla a pleno.
    Buen viaje amiga viajera!

    • Hola Jesica! Qué bueno que sigas chusmeando el blog!
      Espero que, si de verdad queres irte, lo hagas. A veces uno intenta encontrar por qués, pero lo único que cuenta es lo que uno quiere/siente.
      Buena vida y un fuerte abrazo !

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: