No cierro puertas, abro otras

En Febrero del 2006 me mudé a Buenos Aires para estudiar abogacía.

El 8 de Julio del 2011 rendí la última materia y me recibí.

Ayer, casi cuatro años después, me dirigí al Colegio Público de Abogados de la Ciudad de Buenos Aires para pedir la suspensión de mi matrícula profesional.

Ayer puse en un segundo plano mi profesión para tener más tiempo para organizar mi viaje, para disfrutar el proceso. 

Porque confío que es más difícil salirse del sistema que volver a él; y que cambiar no significa perder sino añadir.

Porque creo que el cambio es crecimiento, es desarrollo

2 comentarios en “No cierro puertas, abro otras

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: